Ate Moreliano

449

El lado dulce de Morelia

En la bella ciudad de las Canteras Rosas, existe un mercado, conocido como el Mercado de Dulces, el lugar lo ubicamos entre la calle real y Santiago Tapia, en pleno centro de la capital michoacana. El corredor donde se diseminan los puestos se exhibe una diversidad de golosinas, aromas, formas y precios; en el ámbito de estas finuras, destaca, en cada uno de los espacios, una que está a la vista, ostentando diferentes presentaciones y sabores. Es el Ate. Un dulce típico de la ciudad de Morelia.

Permítanme contarles la historia de los orígenes de este manjar. Luego de la fundación de Valladolid, en los inicios del periodo colonial, los frailes franciscanos, en su ir y venir del viejo, al nuevo mundo, trajeron a la Nueva España un racimo de semillas frutales como: manzana, pera, durazno, membrillo, entre otras variedades; ésta policromía frutícola al llegar a la futura Morelia propició que los vecinos elaboraran una pasta, con el zumo de las frutas y una porción de dulce, a la que bautizaron, según la materia prima utilizada, como guayabate, membrillate, etc., y en el devenir empezaron a llamarle simplemente: “Ate”.

Continuemos escuchando la sabia voz del pasado. En el Convento de Santa Rosa de Lima (hoy Conservatorio de las Rosas), sus moradoras, las monjas de la orden de las domínicas, fueron las que iniciaron la comercialización del producto. En la búsqueda de un sustento que les permitiera dedicarse a la obra Pía, las caritativas abadesas lanzaron al mercado la rica golosina. En los majestuosos portales se instalaron los primeros expendios para la venta del hoy mundialmente conocido Ate, que se fue perfeccionando con el tiempo.

Y ahora como resultado de la combinación de la gastronomía española y el folklor gastronómico indígena, se obtiene una fusión de exquisitos sabores dispuestos a provocar a tu paladar y a darte a conocer parte de una tradición que distingue a los mexicanos y principalmente a la sociedad de Morelia, zona reconocida por elaborar este postre.

En nuestros días el ate es un producto versátil, que puede ser consumido de diversas maneras; con queso sabe delicioso, también puedes utilizarlo para endulzar tus licuados, y con helado te va a conquistar.

¡Te invitamos a que lo pruebes!

Ariadna P. Páez