Declive (parte 4 de 4)

44

Actualmente el número de nidos promedio de tortuga negra que son depositados en Colola rebasan los 4,500 nidos, este número de nidos depositados en la playa de Colola hizo necesario la búsqueda de nuevas estrategias de conservación adecuadas a la nueva realidad.

Transportar tal cantidad de nidos a los viveros protegidos resulta inviable sobre todo por que se concentraría todo el esfuerzo reproductivo de la población en un área relativamente pequeña que seria vulnerable sobre todo a la estocasticidad ambiental de la región, pues esta es azotada por fuertes huracanes entre los meses de octubre a noviembre justo cuando ocurre la mayor parte de las anidaciones de tortuga negra.

La organización de la comunidad de Colola para la protección de la tortuga negra, al conformarse el grupo tortuguero comunitario integrado por 38 personas  con el aval de toda la comunidad a partir de 2003, permitió establecer la mayor parte de la playa (aproximadamente 3 km) como área de nidos naturales y en el resto  de la playa (1.8 km) que colindan con el asentamiento de Colola, las nidadas son extraídas y transportadas a los viveros protegidos debido a que son vulnerables a la depredación por animales domésticos.

Hasta ahora no existe un área de semejante tamaño, por lo menos en Michoacán como zona de nidos naturales, en la cual los porcentajes de sobrevivencia de crías son elevados y las crías alcanzan el mar sin intervención alguna de las personas.

Hasta la fecha solo en Colola se han protegido 45 mil nidos de tortuga negra, mas de 3 millones de huevos y se han liberado al mar mas de 2.5 millones de crías en casi 30 años de actividades  de conservación con participación decidida y comprometida de las personas de la comunidad principalmente sus niños, muchos de los cuales ahora forman parte de el grupo tortuguero comunitario de Colola.

En maruata la realidad es diferente, la playa es visitada frecuentemente por un numero cada vez mayor de turistas del interior del país, particularmente en los meses de noviembre, diciembre y enero, meses en los cuales se observa gran actividad anidatoria de tortuga negra.

El incremento de turistas en Maruata, ha generado impactos negativos sobre el hábitat anidatorio de tortuga negra en Maruata, cada año se construyen cabañas” rústicas” para solventar las “necesidades” del turismo, el área iluminada con luz artificial en la playa se incrementa dramáticamente año con año, el ruido durante la noche, las fogatas y los vehículos en la playa (ATVs)  son cada vez más frecuentes durante esta temporada vacacional. Estas actividades representan la principal amenaza para la tortuga negra en Maruata, donde  en los últimos cinco años la comunidad de prestadores de servicios turísticos se ha incrementado mucho más que comunidad de pescadores, los cuales llevan a cabo las actividades de conservación. En maruata a pesar de esta grave situación se protegen entre 1,000 y 1,500 nidos de tortuga negra cada año.

Hasta ahora hemos venido hablando de la conservación de tortuga negra en Michoacán, sin embargo, como mencionamos al principio, la tortuga negra que anida en Michoacán tiene su hábitats de desarrollo y alimentación en el norte de México en Baja California, Sonora y Sinaloa. En Baja California Nichols (2005) estimo una mortalidad de individuos juveniles y adultos de tortuga negra de entre 7 mil y 15 mil tortugas cada año situación que es escandalosa principalmente porque la principal causa de esta mortalidad es la captura intencional y por que en México existe veda para la captura de tortugas marinas desde 1990.

En el estado de Sinaloa, el sistema lagunar de Navichiste cercano a Guasave, es una zona de alimentación también importante para la tortuga negra que anida en Michoacan (lo cual se ha confirmado  a través del reporte de marcas).

En esta zona, aunque no se ha evaluado la magnitud de la captura,  la captura de individuos juveniles y adultos se esta convirtiendo en practica común entre los pescadores de la región  argumentando que el numero de tortugas se ha incrementado en la laguna en los últimos años (A. Zavala Com. Pers). En este sistema lagunar de Navichiste, existen aproximadamente 1400 embarcaciones menores  en las cuales potencialmente puede llevarse a acabo captura dirigida de tortuga negra, la cual es preferida por los habitantes de la zona argumentando que la carne de tortuga negra es particularmente mas sabrosa en relación a otras especies  de tortuga.

Estos dos sitios representan áreas críticas para la conservación de la población de tortuga negra en el Pacífico Oriental, si la captura de individuos continua en estos sitios, la recuperación de la población de tortuga negra en Michoacán estaría seriamente comprometida, simplemente porque la cosecha de individuos que origino el declive de la población hace 30 años, continua operando y se refleja en  la dramática disminución del 42.9% de la población que anida en Michoacán desde 1982 a la fecha principalmente en la playas adyacentes a Colola y Maruata.

La experiencia del proyecto de recuperación de la tortuga negra en Michoacán puede ser un modelo exitoso de conservación basado en la comunidad, sin embargo, para hablar de la recuperación exitosa de la población de tortuga negra en Michoacán, debe de aplicarse un modelo de conservación integral que incluya primero las playas donde históricamente han ocurrido anidaciones de tortuga negra en Michoacán incluyendo Colola y Maruata y segundo incluir en el esquema de conservación los hábitats de desarrollo y alimentación identificados en  su rango de distribución en el pacífico oriental. Mientras la conservación de tortuga negra no se vea de esta manera, difícilmente podremos llegar a ver los números de hembras anidadoras de tortuga negra observados en Michoacan en 1965.

Carlos Delgado Trejo, Javier Alvarado Díaz