Janitzio la Isla más grande del Lago de Pátzcuaro

128

A tú llegada a Pátzcuaro puedes observar la imponente isla que se encuentra en medio del  Lago de Pátzcuaro llamada “Janitzio” y  considerada la más grande.

La conservación de su historia, costumbres, tradiciones, vestimenta, lengua  y construcciones la llevo a ser nombrada “Pueblo Mágico”.

Su nombre original purépecha es Janitsïo o Flor de trigo o maíz.

Para llegar tienes que tomar una embarcación en el muelle de Pátzcuaro el recorrido dura aproximadamente 20 minutos.

Durante el recorrido en algunas ocasiones se tiene la oportunidad de disfrutar la actuación que realizan los pescadores.

Esto en rememoración de la pesca que se hacía antiguamente.

El despliegue de las redes en forma de mariposa es un espectáculo de apreciarse.

Reconocida a nivel nacional e internacional por su original festejo de día de muertos, una tradición muy querida por sus habitantes.

El 1° y 2 de noviembre la isla es visitada por miles de personas tanto locales como foráneos, la manera en la que se vive aquí la tradición es única.

Los panteones son decorados con flor de cempasúchil acompañadas de gran cantidad de velas que los hace lucir espectaculares.

Durante la noche se acostumbra llevar ofrenda a los muertos y se realiza una procesión iluminada con velas y cirios acompañados de canticos.

La isla es decorada con antorchas y luces que te permiten apreciar desde lejos

Otro de sus atractivos es el monumento que se encuentra en lo alto de la isla “La Estatua de José María Morelos ”  de  40 metros de altura, construida en 1934.

En su interior en las paredes se encuentran murales que muestran la historia de nuestro héroe de independencia.

Se puede subir a lo alto de la estatua por medio de una escalera y en el puño se encuentra un mirador para observar hermosos paisajes.

Podemos hablar mucho más de esta experiencia su gastronomía y artesanias  que encontraras a lo largo de la caminata para subir a la estatua.

De lo que estamos seguros es que te llevaras una gran experiencia.

Por. Esperanza Arcos.