Las albercas volcánicas de Michoacán: Tacámbaro, Teremendo y Villa Jiménez

219

Por Jorge Yturiel García Duarte

En Tacámbaro, tierra fértil para la producción de aguacate y zarzamora, casa de la Feria de las carnitas y que además cuenta con el título de Pueblo Mágico, tiene un atractivo más que no se puede igualar: “La alberca de Chupio”, aunque es más conocida como “La alberca de Tacámbaro” y que vale la pena mucho visitar. Entre los habitantes de Tacámbaro se cuenta que el Rey Tacamba acudía a este lago para tener momentos de paz y tranquilidad. Por cierto, hay una leyenda conocida como el Combate de la Flores la cual podrán  conocer una vez  que lleguen al cráter del volcán.

En Teremendo de los Reyes, una pequeña localidad perteneciente a una de las 14 tenencias de Morelia, también se puede encontrar un lago cratérico. Los habitantes del lugar lo llaman “La Alberca de Morelia” aunque geográficamente esta alberca está ubicada a 42 Km de Morelia. Una de las características de esta alberca es que la tonalidad del agua cambia de acuerdo a la temporada en que se visite: café oscura o verde esmeralda. Esto se debe a los nutrientes que se acumulan en el fondo del lago.

En Villa Jiménez, cerca de Zacapu, se encuentra la tercer alberca dentro de un volcán extinto y es conocida como “Alberca de Los Espinos” la cual toma su nombre por la comunidad que se encuentra en las faldas de este volcán. Aquí tendrán la oportunidad de caminar y explorar alrededor del cráter en un espacio lleno de fauna y vegetación; también se puede tomar un paseo en lancha y por si les dio calor, se pueden meter a nadar. Por cierto, en la parte alta del cráter están disponibles algunos cenadores para que consideren llevar algo de comida. Eso sí, en este y en cualquiera de las otras dos albercas volcánicas hay que mantener limpio y no dejar nada de desechos ni basura.

Déjanos tus comentarios directamente en nuestro Facebook o vía correo a [email protected]