Michoacán, casa de la Mariposa Monarca

2171

Por: Jorge Yturiel García Duarte

Uno de los espectáculos naturales más famosos de Michoacán es la llegada y estancia de la Mariposa Monarca a los santuarios “El Rosario” en Ocampo y “Sierra Chincua” en Angangueo.

Es en el mes de noviembre cuando empiezan a llegar las mariposas a estos Santuarios en los que permanecerán hasta el mes de marzo.

Antes de pasar a conocer los detalles increíbles de la migración, les quiero hacer algunas recomendaciones para que su visita a los santuarios valga la pena.

  1. Checar el estado del tiempo que habrá en el día que hayan elegido; si está muy frío o lloviendo, habrá muy pocas mariposas en vuelo.
  2. Si van a viajar desde Morelia, lo ideal es rentar un transporte que los lleve y los traiga ya que de otro modo, para el chofer puede resultar muy cansado manejar de ida, subir a los santuarios y manejar de regreso. Si fuera la única opción, en lugar de regresar a Morelia el mismo día, programen el viaje para dormir en Angangueo, Zitácuaro o Ciudad Hidalgo y mejor aprovechen el día siguiente para conocer algunos lugares también muy interesantes de esta zona. Chequen esta nota >> http://www.moreliainvita.com/la-mariposa-monarca-es-solo-el-inicio-de-los-atractivos-del-oriente-de-michoacan 
  3. Llevar una mochila con agua para hidratarse durante la subida (porque van a sudar!) y un sweater para cuando hayan regresado ya que por la tarde es muy fresco.

Básicamente con estas recomendaciones pueden tener una mejor experiencia en este viaje.

Ahora sí, vamos a conocer algo de lo que hace sorprendente la migración de las Mariposas Monarca.

Desde el norte de Estados Unidos y el sur de Canadá, las mariposas que nacen durante el verano constituyen la única generación que participa en el fenómeno migratorio, en un viaje de 4,500 kilómetros, cruzando varios estados de la República Mexicana hasta llegar a estos Santuarios.

Ya en los santuarios, una vez que las mariposas adultas han alcanzado su madurez sexual y copulado varias veces, vuelan hacia las praderas del sur de los Estados Unidos y Canadá, pero en el camino mueren y nacen cuatro generaciones del insecto; la quinta generación nace ya en territorio de Canadá y Estados Unidos, durante el verano y a diferencia de las cuatro generaciones anteriores, vive lo suficiente para emprender el viaje completo hacia al Sur, hacia la Reserva de la Biosfera.

Para reproducirse, la Mariposa pone sus huevecillos sobre una especie de planta llamada Asclepia, comúnmente conocida como “venenillo” o “algodoncillo”. Estas plantas contienen un alcaloide venenoso para otras especies, pero proporcionan protección a la mariposa, ya que las vuelve dañinas para las aves que se atreven a depredarlas.

Por muchos años se pensó que el insecto pasaba el invierno en zonas tropicales y subtropicales pero en 1975, después de una paciente búsqueda, el zoólogo canadiense Fred Urquhart, encontró el lugar de hibernación. Para sorpresa de muchos estaba en una zona fría, con una altitud promedio de 3,200 metros sobre el nivel del mar, en la majestuosa Sierra Madre Occidental de México.

Su vuelo es solamente diurno. Así, las mariposas que arriban a los santuarios nunca antes habían estado en ellos, pues son la quinta generación descendiente de las que partieron en la primavera anterior.

El cómo se orientan en tan largo recorrido sigue siendo una incógnita. Lo más sorprendente del caso es que ninguna mariposa completa un recorrido de ida y vuelta, ya que viven sólo unos meses.

Fuente: Secretaría de Turismo del Estado de Michoacán.