Museo del Dulce un viaje por la historia… lleno de sabor y tradición.

377

Uno de los atractivos imperdibles en tú visita a Morelia es el Museo del Dulce, un lugar lleno de sabor, tradición e historia.

Al llegar te sorprenderá que todo el personal que labora en el museo esta vestido de una manera muy peculiar en honor a nuestros antepasados.

Morelia ha sido siempre famosa por sus exquisitos dulces que surgen al fusionarse la cocina española con el folklor gastronómico de los indígenas.

Fundada en 1840 por Don Marcial Martínez en el portal justo frente a la Catedral de nuestra Morelia bajo el nombre de “El Paraíso”.

“El Paraíso” fue heredada a su hijo Ignacio Martínez Maciel, quien a su vez, la dejó en manos de sus dos hijos: Ignacio y José Martínez Uribe.

En 1928 “El Paraíso” pasó a ser propiedad del Sr. Agustín Ortíz, laborioso industrial y conocido comerciante.

En el año de 1999,  se crea el “Museo del Dulce” por  La familia Torres, interesada por la difusión y conservación de tan importante tradición dulcera.

Buscando sacar de los viejos baúles todas aquellas historias, anécdotas, imágenes y documentos que avalan 176 años de trabajo en la fabricación y comercialización de ates y dulces.​

Dulces Morelianos Calle Real ha creado este museo para conservar nuestra historia y tradiciones y compartirlas con usted.​

En este museo podrá conocer cuáles eran las costumbres de los habitantes del México prehispánico, su variada y rica gastronomía.

​En las salas de este interesante lugar usted podrá admirar la vida de Morelia desde sus inicios hasta nuestros días.

Podrás observar como en casonas de canteras rosas, las familias morelianas dieron forma a esta tradición dulcera y la transformaron en una nueva actividad económica.

​Dentro del museo puedes disfrutar de la elaboración de exquisitos dulces y como es su proceso artesanal que sigue vivo.

Es un lugar lleno de historia, los cuadros, las construcciones y toda la esencia que guarda el lugar te llena de nostalgia.

Por. Esperanza Arcos