Retablos que emocionan y un dorado cautivador

83

Por: Hannia Vieyra 

El templo de Santa Rosa de Lima, mejor conocido como las Rosas, fue construido bajo la orden el obispo Martín de Elizacoechea, conservando en su interior algunos retablos barrocos que lo hacen resaltar del resto; las monjas Dominicas llegaron a finales del siglo XVI y se refugiaron en este lugar, fue entonces que en 1743 el antiguo convento serviría como un colegio para niñas, destacando por su actividad musical. 

Otro detalle importante de este templo es que la puerta no se ubica frente al altar, sino a un costado, al ser de un estilo barroco posee justamente tres retablos dorados en madera, cautivando la atención de sus fieles al entrar al lugar, el retablo central está dedicado especialmente a Santa Rosa de Lima y los dos retablos laterales a distintos obispos, monjas y santos, acompañados de la Santísima Trinidad y la Virgen de Guadalupe.

Los retablos nos cuentan momentos de la vida de estos personajes, a través de varias pinturas y esculturas; el templo de las Rosas junto con el de Capuchinas, son los únicos templos en la ciudad donde se conservan y podemos visitar estos retablos barrocos.